albarracin1

Alejandro Ratia: “Periferias”

Texto para la exposición Periferias, celebrada en la Torre Blanca de Albarracín, Teruel,  2009

Albarracín ha sido desde siempre un motivo privilegiado para los paisajistas. Pero es también un lugar que invita al visitante a recogerse, tal como se repliega casi en sí mismo su río, el Guadalaviar.

La Fundación Santa María lleva algunos años incorporando nuevas formas de interpretar el paisaje, hasta definir un programa alternativo, que ha terminado bautizándose como “Paisajes interiores”. Los artistas que participan en este proyecto nos ayudan a mirar con otros ojos lo que encontraremos fuera, en la naturaleza, dejando, muchas veces, que sea ella quien hable, en lugar de considerarla simple objeto de contemplación; en otros casos, la mirada nos la dirigirán hacia nosotros mismos.

En el caso de Enrique Veganzones, el recorrido es de ida y vuelta. Las realidades que pinta son abstractas, formas simples e ideales, que cobran sentido metafísico bien en su aislamiento, bien en su repetición casi obsesiva, que aborrece de lo anecdótico y busca lo absoluto. En lugar del tema, lo que plantea es el “no tema”. A diferencia de las composiciones, tanto abstractas como figurativas, donde se organizan las figuras, jerarquizándolas, no se establecen aquí prioridades para la mirada, ni centros de interés privilegiados. Se va de lo central a lo periférico, de lo único a lo plural.

No es la suya, sin embargo, una pintura monótona, sino que cada elemento tiene una tratamiento cuidado, de gran plasticidad, con unos grises donde se ocultan matices cálidos y fríos. La relación con la naturaleza es especular, pero en un sentido profundo, no imitativo. Una relación parecida a la que pueden establecer cierta música y sus estructuras rítmicas con el paisaje. Dice Veganzones, en una reciente entrevista que su pintura preferida “descubrirá el lenguaje de las cosas de nuestro alrededor a las que no escuchamos al principio, pero si nos detenemos sí podemos oírlas”.

“Periferias”, título elegido por el artista para su nueva exposición alude a su interés en prescindir de distinciones entre el centro y los límites del lienzo. Pero alude también a su propia actitud, atípica en una coyuntura donde prima el espectáculo, y alude a la ubicación física de Albarracín, como territorio fronterizo.