A

Ricardo García Prats: “Reivindicación de los seres marginales”

Heraldo de Aragón, Zaragoza, 16 de abril de 2009

Visité la muestra de Enrique Veganzones junto al director de la Fundación Santa María, Antonio Jiménez, impulsor de un proyecto cultural que da sentido diferenciador a una población turística. La visita fue un disfrute compartido con comentarios en voz alta. El espacio expositivo es histórico, una antigua torre de vigilancia, que se alza en medio del cementerio y que alude a una de las leyendas más famosas de la villa de los Azagra. Recientemente Enrique Veganzones (Madrid, 1965) expuso en el monasterio de Santa María de Valbuena (Valladolid), enmarcado en las exposiciones de la Fundación de las Edades del Hombre, de carácter religioso.

El artista basa sus pinturas abstractas de composición geométrica en la repetición, componiendo el espacio a base de reiteraciones de la geometría elegida, como si se tratara de una urdimbre y una trama fijadas en colores armónicos de tonos contenidos.

No hay una jerarquía en la mirada, un foco jerárquico; hay una reiteración y unos ritmos que nos llevan al infinito. El cuadro no termina en sus límites sino que nos lleva a un más allá. Un más allá de carácter místico, religioso. Recordamos al mirar las pinturas una reiteración similar a los rezos budistas de los mantras, los “ora pro nobis” de las letanías cristianas o las decoraciones islámicas de reiteración, que pasaron después al mudéjar. La muestra se exhibe cual “Torre de marfil” en un espacio ideado expositivamente por Vicente Pascual que también pintaba en la mística.