A

Waldo Balart: “Imagen de síntesis”

Texto para la exposición Pintura  vertical, Galería Edurne, Madrid, 2001

A la  exposición de Enrique Veganzones la podemos catalogar como de extraordinaria por la imagen de síntesis que nos ofrece y por el  significado que descansa detrás de ella y que le ofrece al  espectador como usuario de una obra de Arte.

El blanco está utilizado como color aglutinante de toda la  exposición y por ende de toda su obra, y percibo que más que como  color representa una sensación de deseo de mostrar que los colores  se resumen en su misma esencia, los cuales, además, se le escapan en  tonalidades muy sutiles, y todos juntos conforman la composición de la llamada obra de Arte, la cual se ha convertido en una propuesta sensible de compensaciones y tensiones.

Pero si el color se muestra en toda su exuberancia controlada, las formas se ofrecen de manera que presentan una intención manifiesta.  Es la de la verticalidad que le da el título a la muestra y que  define un camino. Pero en este momento nos planteamos que quizás en  esta conjunción de colores tenues y muy fuertes a la vez, unidos con  una dirección predeterminada y obsesivamente repetida descanse la intención inconsciente del creador.

¿Es que importa cuál es esta intención, o lo que Veganzones nos está proponiendo es abrir en nuestro consciente nuestro propio camino? Sea cual fuere la intención del creador, lo cierto es que aparte del valor intrínseco de la obra presentada, su atractivo plástico en sí mismo es de una fuerza aplastante y pienso que reúne todas las cualidades que una obra de Arte debe reunir y que en su presencia el espectador puede llegar al descubrimiento de su propio sendero después de haberse enriquecido espiritualmente con el deleite de su belleza.