A

J. L. Ara Oliván: “La abstracción de Veganzones en la CAI”

Diario del Alto Aragón, Huesca, 27 de enero de 2009

Con catorce pinturas realizadas con óleo y acrílico se presenta el artista madrileño Enrique Veganzones en la Sala de Exposiciones de Caja Inmaculada de Huesca. Son obras que podemos conceptuar como de abstracción geométrica estructuralista. Un constructivismo matérico no puro que fusiona pequeñas estructuras masivas de cromatismos iguales según un determinado esquema orgánico, constituyendo una norma de expresión formal.

Estructuras combinatorias de una cantidad previa de superficies geométricas coloreadas, elementos constructivos plásticos o compuestos lineales que siguen un esquematismo establecido.

Combinaciones seriadas sin perturbar ni irritar el conjunto, en series de una relación lógica regular. Pinturas equilibradas y ponderadas donde el refinamiento de la visión es ostensible así como el resultado final que está lleno de serenidad.

Las imágenes parecen constituirse como una exaltación formal. Organizadas principalmente en torno a un sistema de proporciones y relaciones derivados de las formas geométricas parecen celebrar el orden y la belleza de la exactitud matemática.

En síntesis, una proposición pictórica bien fundamentada desde la abstracción geométrica cargada de lecturas múltiples y sembrada con elegantes aportaciones que explotan silenciosamente en cada obra.

La ordenación racional y fría se funda en la armonía que imanta la sensación óptica de un sutil contenido de sugerencias que se traduce en la concordancia entre colores y formas abstraídas que hurgan en la trama no representativa. Imbricación de estructuras que se adentran en un universo de relaciones donde los significados adquieren cierto misterio y expectación.

Abarca amplitudes y espacios, indaga universos nuevos, mundos por conquistar, sin evanescencias, sin buscar la improvisación, hilvanando un discurso personal basado en lo sensible iconográfico como fórmula para expresar su sentido. Dotadas de sentimiento parecen que pueden fundirse en sus movimientos, en estas estructuras sensibles, interaccionadas, en las que la captura y la plasmación sutil y ordenada, su  comportamiento, nutre de energía y valores, huyendo de la apariencia de la obra pictórica convencional y situándose en la investigación de lo expresivo y experimental.

Expresión del orden como reflejo de sensaciones, de una dinámica natural que busca mas allá del mero sentido del detalle, remarcando el impacto visual que nos comunica su mensaje. Mensaje que deberá descifrar el espectador. Puede visitarse hasta el día 29 de este mes de enero.